Hands

dimarts, 27 de març de 2012

Papel social de la mujer en Grecia y Roma



En Grecia y Roma los hombres y las mujeres nunca gozaron de los mismos privilegios. En ambas culturas ellas fueron consideradas eternas menores y por ello quedaron excluidas del ámbito público, esto es, de la política, del gobierno de las ciudades, de los tribunales y  del ejército. Su ámbito de acción era la casa. 
En Grecia, en concreto en Atenas, la mujer con dinero vivía recluida en el gineceo, una habitación especial para mujeres donde se encargaba de hilar y tejer, del cuidado de los hijos y del control de los esclavos. Ni siquiera iba a la compra, pues el comercio se consideraba una actividad masculina. Tampoco iba por agua,
tarea que se dejaba para las esclavas. Tan sólo salía a la calle con ocasión de un funeral o alguna ceremonia religiosa. 
Dado que su papel en la vida es ser esposa y, sobre todo, madre, su educación quedó reducida a las tareas de la casa y eran las mujeres de la casa, la madre y las esclavas, las que se encargaban de enseñar a las niñas. Con suerte, alguna aprendía a leer.
En Esparta la mujer gozó de más libertad pero, aún así, su principal tarea siguió siendo la de tener hijos. Para que fueran robustos se la dejaba hacer ejercicios. 
En Roma la mujer gozó de más libertad que en Grecia pero siguió siendo una menor. No vivía en una habitación especial y podía salir a la calle para ir a comprar o de visita o a los templos.  Eso sí, en compañía de otras mujeres. Sus tareas seguían estando relacionadas con el cuidado de la casa y de los hijos pero ya no tenía por qué tejer las telas de la familia. A diferencia de la mujer griega, la mujer romana recibía una mayor educación, aunque nunca tan completa como la de  los varones.
Què et sembla si et subscrius al bloc? Rebràs  gratuïtament  les novetats al teu correu i podràs donar-te de baixa quan vulguis. Ho pots fer des de la secció Seguidors que trobaràs al marge superior dret del bloc.Gràcies  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada