Hands

dissabte, 25 de febrer de 2012

¡Ay, Rosalía!






Siempre es agradable recordar a Rosalía de Castro, independientemente de  si  coincide con la fecha de su nacimiento, muerte u otra efeméride. Para rendirle homenaje cualquier día es perfecto. No solo por ser escritora (“rara avis”en el S.XIX) sino por la excepcionalidad de su poesía y por escribir en gallego en una época en el que no era ni reconocido ni aceptado como una lengua de cultura
.
Es considerada la mayor representante de la tardía poesía romántica española junto con G. A. Bécquer. Sus obra Cantares gallegos  (1863) refleja la cultura popular gallega y  habla de temas sociales. Follas novas (1880) es su libro más intimista. En su libro A orillas del Sar (1884) rompe con los esquemas métricos tradicionales y evoca nuevas metáforas. Ejerce influencia en Antonio Machado y  Juan Ramón Jiménez  la sitúa entre los predecessores del movimiento modernista.


Podéis leer a Rosalía de forma gratuita en http://bib.cervantesvirtual.com/bib_autor/rosaliadecastro/

Hay diferentes versiones musicadas de su poesia. A continuación tenéis el vídeo y la letra, por si os animáis a cantarla, de  la versión de “Adiós ríos, adios fontes...” de Amancio Prada que a mí me roba el corazón.


Es un canto de despedida de su "terriña" de la que tiene que marchar en busca de un futuro mejor. La globalización y la actual crisis económica hace que,  para  muchísimas personas, este poema sea una realidad. 

¡Os dejo con ella!





Adiós, ríos; adios, fontes;
adios, regatos pequenos;
adios, vista dos meus ollos:
non sei cando nos veremos.
Miña terra, miña terra,
terra donde me eu criei,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantei,
prados, ríos, arboredas,
pinares que move o vento,
paxariños piadores,
casiña do meu contento,
muíño dos castañares,
noites craras de luar,
campaniñas trimbadoras,
da igrexiña do lugar,
amoriñas das silveiras
que eu lle daba ó meu amor,
camiñiños antre o millo,
¡adios, para sempre adios!
¡Adios groria! ¡Adios contento!
¡Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conozo
por un mundo que non vin!
Deixo amigos por estraños,
deixo a veiga polo mar,
deixo, en fin, canto ben quero...
¡Quen pudera non deixar!...
.........................................
Mais son probe e, ¡mal pecado!,
a miña terra n'é miña,
que hastra lle dan de prestado
a beira por que camiña
ó que naceu desdichado.
Téñovos, pois, que deixar,
hortiña que tanto amei,
fogueiriña do meu lar,
arboriños que prantei,
fontiña do cabañar.
Adios, adios, que me vou,
herbiñas do camposanto,
donde meu pai se enterrou,
herbiñas que biquei tanto,
terriña que nos criou.
Adios Virxe da Asunción,
branca como un serafín;
lévovos no corazón:
Pedídelle a Dios por min,
miña Virxe da Asunción.
Xa se oien lonxe, moi lonxe,
as campanas do Pomar;
para min, ¡ai!, coitadiño,
nunca máis han de tocar.
Xa se oien lonxe, máis lonxe
Cada balada é un dolor;
voume soio, sin arrimo...
¡Miña terra, ¡adios!, ¡adios!
¡Adios tamén, queridiña!...
¡Adios por sempre quizais!...
Dígoche este adios chorando
desde a beiriña do mar.
Non me olvides, queridiña,
si morro de soidás...
tantas légoas mar adentro...
¡Miña casiña!,¡meu lar!

                                  Cantares gallegos, XV



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada