Hands

divendres, 10 de febrer de 2012

Corresponsabilidad doméstica




                         ¿Qué es la corresponsabilidad doméstica?

La corresponsabilidad doméstica es una situación  de superación de los roles de género en el hogar común. Consiste en que entre los hombres y mujeres que conviven, no haya una división funcional del trabajo del hogar en función del género, sino que ambos, mujeres y hombres, se responsabilicen por igual de la organización y realización de las tareas necesarias para un correcto 
mantenimiento del espacio común.  
Consiste, pues, en una  distribución equitativa y democrática de las responsabilidades y actividades domésticas.  
Los hombres necesitan conquistar el hogar, aunque la inmensa mayoría de ellos aún no lo saben. 
El patriarcado ha hecho al hombre “menos apto” para las tareas domésticas, lo que conlleva que sean personas dependientes de otras para su vida diaria. Históricamente, la mayoría de los hombres no son capaces de llevar una vida autónoma, en soledad, sin el apoyo de alguien que les solucione la papeleta de las tareas de la casa y les organice la vida cotidiana.  

Esta nueva sociedad hace acuciante que el hombre rompa con su rol tradicional. Pero para ello, el hombre necesita hacer algunas cosas. 
a) Renunciar al poder y a su posición de “superioridad” con respecto a la mujer.  
b) Renunciar a los privilegios que su posición le ha otorgado tradicionalmente.  
c) Romper con el modelo de fortaleza y seguridad permanentes, aceptando la inseguridad, el miedo y la frustración como elementos que forman parte del devenir vital de todas las personas.  
d) Aprender los conocimientos y habilidades necesarias para conseguir un desarrollo maduro de su mundo afectivo / emocional y relacional.  
e) Descubrir la enorme importancia de la paternidad y la necesidad de implicarse efectiva y afectivamente en la crianza de sus hijos/as. A través del papel de padre, muchos hombres abrirán sus vidas a nuestras experiencias y realidades. Una de las claves para romper con la transmisión de los valores tradicionales patriarcales, es que los hombres empiecen a implicarse en la educación de sus hijos/as y les transmitan los nuevos valores de solidaridad, igualdad y respeto.  
f)  Adquirir una autonomía personal básica que le libere de depender funcionalmente de otras personas. Esto consiste en adquirir las habilidades necesarias para realizar todos los cuidados personales: comida, vestido, aseo y mantenimiento del hogar.


Què et sembla si et subscrius al bloc? Rebràs  gratuïtament  les novetats al teu correu i podràs donar-te de baixa quan vulguis. Ho pots fer des de la secció 
Seguidors que trobaràs al marge superior dret del bloc.Gràcies 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada