Hands

diumenge, 22 de juliol de 2012

Una isla de mujeres invisibles



En la pequeña república católica de Malta sólo seis mujeres ocupan escaño en el Parlamento, sólo un 3% gestionan grandes compañías y sólo el 40% trabaja oficialmente. Pese a lucir con orgullo su bajo porcentaje de paro, es el Estado de la Unión Europea con las cifras más raquíticas de empleo femenino.

 
Dentro del concurrido ferry  que cruza cada poco el estrecho de Comino, para unir la isla de Malta con la vecina Gozo –también parte de la república maltesa–, junto a la puerta de salida y a la vista de todos los pasajeros cuelgan cartelones publicitarios, uno con la cara de una sonriente muchacha que dice en un texto impreso “necesitamos más mujeres en empleos a tiempo completo”. Bajo ese testimonio, un cintillo que reza así: “Malta 2007-2013, más cerca de Europa”. Es una campaña del Fondo Social Europeo que recuerda a los malteses los esfuerzos que tienen que hacer en estos años venideros sobre empleo femenino.

Tan sólo el 40% de las mujeres maltesas trabajan fuera del hogar , frente al 62% de media de la Unión Europea. Bruselas ha dado a Malta un mensaje claro: el país no puede avanzar así, la igualdad laboral entre hombres y mujeres tiene que ser real. Malta ha sido y es durante décadas el país con las tasas de empleo femenino más ridículas y escasas.


 
Sin embargo, el Gobierno maltés luce orgulloso sus cifras de desempleo, una de las más bajas de la eurozona en tiempos de crisis. Mientras la Europa de los 27 rebasa el 10% de paro y España alcanza cifras monstruosas del 23%, en Malta apenas el 6% de la población activa está desocupada. Pero esos porcentajes felices sobre empleo maquillan una realidad incómoda. Escondidas tras esas estadísticas, las mujeres de la isla apenas están presentes en el mercado laboral, no son población activa.


 
“Hay que trabajar en que las mujeres de Malta cambien la imagen de sí mismas y se sientan más capaces, porque lo somos, y mucho”. Quien habla se ha tomado esta lucha en serio. Maltesa de origen y alemana de nacimiento, Helga Ellul dirige desde hace 38 años la fábrica de Playmobil en Malta y es además la presidenta de la Cámara de Comercio y vicepresidenta del Consejo Nacional de las Mujeres de Malta. Apenas el 3% de los altos puestos de las empresas son ocupados por mujeres en la isla. “No tenemos que competir asumiendo roles masculinos sino sentirnos orgullosas de nuestra manera de hacer las cosas”. Sabe por dónde van los tiros y contesta varias cuestiones en una sola respuesta. Para ella, la solución pasa por cambiar los roles familiares, no tener miedo de flexibilizar las condiciones laborales sin perder seguridad e implementar un sistema social que permita compatibilizar el trabajo y la crianza. 

Es fácil entender que también haya disparidad  al elaborar leyes de conciliación en una Cámara legislativa en la que aún hoy en 2012 solo seis de los 69 escaños son ocupados por mujeres. Ese número sitúa  a Malta entre los Estados del mundo con menor participación femenina en política, detrás de Emiratos Árabes Unidos, donde las mujeres copan el 22% de la representación parlamentaria (8,7% en la Cámara maltesa) .

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog. ¡Muchas gracias!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada