Hands

dimarts, 31 de juliol de 2012

5 mujeres comandan un avión


Cinco mujeres comandaron un avión: desde la asistente de vuelo hasta la comandante. La nave voló ida y vuelta desde Buenos Aires a Salta. “Es un orgullo haber piloteado un vuelo tan histórico para Austral y para todas las mujeres”, aseguró la comandante a cargo de la nave, Ana Maluff.

El vuelo AU2454 de Austral con destino a la provincia argentina de Salta, se convirtió en el primer viaje aéreo de la línea comercial integrado únicamente por tripulación femenina: mujer desde la asistente de vuelo a la jerarquía máxima en la cabina. El avión despegó a las 11.33 con 96 pasajeros a bordo rumbo a esa provincia, donde llegó pasadas las 13, para emprender el regreso a Buenos Aires a las 14.15. “Fue un orgullo haber piloteado un vuelo tan histórico como éste”, aseguró a este diario la comandante a cargo de la nave, Ana Maluff (38).

“Cumplimos con el horario previsto”, comentó la comandante, feliz tras un día de emoción. El equipo estuvo conformado por la copiloto Nuria Estebez, la comisaria de a bordo Ana María Sabljak y las auxiliares Mariana Burguete y Florencia Bringas Agherreberi, que poco después de las 10.30 ascendieron al avión Embraer 190. “En lo que hace al personal técnico (de atención a los pasajeros), la incorporación de mujeres ya es de larga data, pero tener pilotos femeninos es todo un suceso”, dijo Burguete en Aeroparque. 

“Hace 24 años que vuelo. En mis primeros años de carrera había sólo cinco mujeres piloto en todo el país. Imaginate la sensación de rareza que es recordar eso y después sentarte en la cabina, mirar a ambos lados y no ver un solo hombre”
Ana Maluff coincide. “Hace 24 años que vuelo. En mis primeros años de carrera había sólo cinco mujeres piloto en todo el país. Imaginate la sensación de rareza que es recordar eso y después sentarte en la cabina, mirar a ambos lados y no ver un solo hombre”, explicó la responsable del vuelo de regreso en la Capital Federal. Hoy, Ana Maluff es la única comandante mujer de Austral y “una de las seis mujeres piloto de la línea, que emplea un total de 360 pilotos”, aseguró.

Fuentes aeronáuticas detallaron a este diario que en las líneas aéreas que funcionan en Argentina sólo el uno por ciento del total de pilotos son mujeres: Aerolíneas Argentinas tiene once mujeres de un total de mil pilotos; Lan, tres de 300, y Andes, ninguna. En tanto, el rango de comandante sólo fue alcanzado por dos mujeres en Aerolíneas Argentinas y sólo por Maluff en Austral. Sin embargo, la tendencia apunta a que cada vez más mujeres se animan a aprender a volar.

Las cifras explican por qué el vuelo AU2454 de Austral quedará registrado en la historia de la ampliación de derechos de la mujer. A pesar de los avances en materia de igualdad de oportunidades entre ellas y ellos, pilotear continúa siendo una profesión predominantemente masculina. La línea internacional Air France está entre las que más apuestan a la empleada mujer. Cuenta con 300 pilotos mujeres, de un total de 4200 pilotos, y cada 8 de marzo conmemora la masacre de las trabajadoras norteamericanas con un vuelo tripulado sólo por mujeres.

En Argentina no es la primera vez que se produce un viaje de personal íntegramente femenino. El 1º de abril de 2011, Aerolíneas Argentinas despachó un vuelo tripulado por cinco mujeres. Se trató del vuelo que unió Buenos Aires-Jujuy.

“Es un orgullo haber piloteado un vuelo tan histórico para Austral y para todas las mujeres”, aseguró Maluff. La hoy comandante trabaja hace seis años en Austral. “Empecé con los MD (McDonnell Douglas) como copiloto y junto con mi ascenso a comandante me llegó el pase a los modernos Embraer. Volar estos aviones es fantástico y me produce una gran satisfacción”, expresó a la prensa. Sus hijos, un varón de 16 años y una nena de 8, “están chochos con su madre piloto. Por otra parte, en mi familia la aviación es un tema cotidiano y para ellos es lo más natural del mundo que sus padres salgan a volar”, contó.

La copiloto, Nuria Estebez, de 28 años, que inició su trayectoria en la compañía hace cuatro años, también se mostró contenta con el avión. “Tiene una tecnología de punta y extraordinario desempeño. Pero no me olvido de los MD, porque me han dado muchas satisfacciones. Para nosotros esto no es un trabajo, es una vocación.” Estebez negó haber sentido “rechazo” de parte de sus compañeros. “A lo mejor hubo cierto recelo al principio, pero luego lo fuimos superando, hoy somos muchas y ya el peso es distinto, nos miran diferente”, apuntó.



¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog
. ¡Muchas gracias! 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada