Hands

dimecres, 25 de gener de 2012

Los micromachismos o Las trampas masculinas de la vida cotidiana




Los micromachismos son una serie de maniobras que los varones realizan para intentar mantener el dominio sobre la mujer, o para reafirmar o recuperar dicho dominio ante una mujer que se “rebela” a ocupar “su lugar”.  Son  prácticas imperceptibles que se dan en el ámbito de la vida cotidiana y que tienen como finalidad mostrar a la mujer como ser inferior e imponer el punto de vista o razón masculino.
Según el mismo autor podemos clasificarlos en tres tipos:
·          los micromachismos coercitivos (o directos)
·          los encubiertos (de control oculto o indirecto)
·          los de crisis 
Los “coercitivos”, intentan doblegar o anular a la mujer a través de  la fuerza ya sea moral, psíquica, económica o de la propia personalidad, para intentar doblegar y/o anular a la mujer, quitándole toda razón. Algunos ejemplos son  la intimidación,  el control del dinero y el uso expansivo del espacio físico.

Los  “encubiertos”,  intentan ocultar su objetivo a través  de acciones que impiden el pensamiento y la acción eficaz de la  mujer. Ejemplo de estos son el chantaje emocional, la culpabilización del placer que la mujer siente y la desautorización constante.

Los de “crisis”, suelen utilizarse en momentos de desequilibrio como pueden ser el aumento  del poder personal de la mujer  o la  pérdida del poder del varón por razones físicas o laborales.
Los micromasclismos son muy eficaces porque pasan fácilmente desapercibidos y es dificil oponer una clara resistencia. Sin embargo, sus efectos repercuten en la calidad de la vida femenina en al menos: 
-Agotamiento físico y emocional.
-Disminución del poder y la libertad  personal por no sentirse legitimades para actuar.
- Bloqueo o disminución de la valentía, la actitud crítica y  y la acción eficaz.
-Deterioro  de la autoestima y aumento de  la inseguridad, la  incompetencia, la derrota y hasta la  impotència. 
-Malestar e irritabilidad crónicos de origen incierto.
Estos micromachismos conducen a la pareja a una relación no igualitaria, no dialogante ni colaborativa en la que el hombre refuerza su posición a costa de devaluar la mujer.

Lucía Pastor

Què et sembla si et subscrius al bloc? Rebràs  gratuïtament  les novetats al teu correu i podràs donar-te de baixa quan vulguis. Ho pots fer des de la secció Seguidors que trobaràs al marge superior dret del bloc.Gràcies  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada