Hands

diumenge, 8 d’abril de 2012

Chamanas de las letras mayas



Maruch Mendez Pérez y el apoyo de la poetisa estadunidense Ámbar Past.

La sabiduría de Maruch Mendes Peres está en su rostro moreno, en sus pies que se resisten a la prisión de los zapatos, en su canto profundo y sereno; en su alma de poeta, un día dijo “Tengo los libros en mi corazón”. Esa chamana maya de Los Altos de Chiapas es portavoz de las decenas de mujeres que en 1975 crearon Taller Leñateros, una editorial de libros artesanales que ha sido impulsada por otra mujer, la poeta mexicana Ámbar Past.
Su historia es loable pero no sencilla. En 37 años han publicado hermosos libros de arte-objeto que forman parte del acervo de bibliotecas, como las de la Universidad de Princeton o de Yale, y los que están en El Colegio de México; se han expuesto en museos y galerías de todo el orbe, forman parte de “Los cien libros más bellos del mundo” del Museo de Mujeres de Arte de Washington y además les han dado a ganar premios.
Su arte es completamente artesanal, un arte que recupera las técnicas tradicionales de tintas naturales, pero no se han quedado allí, han impulsado nuevas técnicas en la producción de libros arte-objeto, como la “chanclagrafía” y la “elotegrafía”, que ellos desarrollaron y sólo ellos conocen.
No sólo confeccionan a mano el papel de cada libro, también han rescatado las historias que contaban los abuelos, las que aparecen en el Popol Vuh, el “libro sagrado de los mayas”, también las leyendas que han pasado de generación en generación.
Ámbar Past es compañera fundamental en el viaje que hace 37 años emprendieron las leñateras, pues aunque hay algunos hombres y sobre todo muchachitos que alternan la escuela con la recolección o siembra de las materias primas, son las mujeres las que han hecho florecer este taller que es la primera y única editorial en México formada por indígenas.
Hay otras primeras veces en Leñateros: es la primera organización en México que produce libros escritos, ilustrados, impresos y encuadernados con papel y fibras naturales reciclados, de su propia manufactura; han publicado los primeros libros hechos por el pueblo maya en más de 400 años.
Su reto, en la actualidad, es mantener viva esa labor que ha dado lugar a libros bilingües (español-inglés, tzotzil-español) como Diccionario del corazón, Directorio de los Leñateros, Sueño conjuros desde el vientre de mi madre, Slo’il chiltaktik, cuatro vidas tzotziles, Bolom Chon y Conjuros y ebriedades cantos de mujeres mayas.
El arte de editar artesanalmente
De Taller Leñateros, ese taller que tiene su sede en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, y que en mayo próximo tendrá una exposición-venta en el Museo de Arte Moderno de México, podrán salir otros libros que están en proceso: NeNe Sol, un libro infantil que incluye el cuento “K’ox, el Sol cuando era niño”; Alquimia que es un manual de cómo hacer arte utilizando técnicas mexicanas prehispánicas y en el que reciclarán 90 mil discos de DVD y CD.
Con todo, el futuro de Taller Leñateros no es muy halagüeño, pero para ellas la esperanza muere al último y ven como un milagro y una sorpresa el premio que hace unos días les otorgó la Fundación Ealy Ortiz A.C, con el que podrán pagar salarios caídos y echar andar esos y otros libros que ya tienen diseñados y el dommy.
“Para nosotros nos cayó de sorpresa y de milagro ese premio que nos está entregando EL UNIVERSAL, porque la verdad la semana pasada estábamos hablando con abogados sobre la bancarrota y con este premio vamos a pagar los sueldos caídos”, comenta Ámbar Past.
Un arte que no debe morir
Maruch Mendes Peres, como las otras mujeres que cuentan, traducen, hacen fotografías, dibujan e imprimen en serigrafía, aportan las materias primas o producen el papel y lo tiñen con tintas naturales, no sabe leer ni escribir, tampoco habla español; sin embargo, todas tienen dentro de su corazón muchas historias que han plasmado en libros arte-objeto en un taller que atraviesa por problemas de financiamiento.
Con sus pocas palabras en español, Maruch entiende las dificultades de mantener activo Taller Leñateros y dice sentirse muy bien de ser una de las socias, de ayudar en su construcción y manejo; pero también de que su voz sea por fin escuchada.
Traducida por Ámbar Past, Maruch dice que el Taller sirve como motivo de agrupamiento, un lugar donde pueden compartir ideas y decir qué es lo que van a hacer y cómo lo vamos a hacer; que es una buena muestra del trabajo colectivo.
“A pesar de que no sé escribir ni leer ni hablo español, me siento útil para el Taller, porque se enaltece mi lengua, se enaltece mi literatura y me da gusto saber que yo sirvo para eso. Sería una lástima que se apagara la llama del Taller, que se cerrara el taller porque realmente representa el corazón y la mente de muchísima gente”, señala la chamana tzotzil que pronto se convertirá en autora de Leñateros al contar la epopeya del libro del sol, donde dicen que está escrita la fecha de nacimiento y muerte de todas las personas.
Aunque Ámbar Past recuerda los inicios, cuando en 1975 comenzó a alentar la recuperación de las técnicas tradicionales para teñir, los primeros libros que hicieron, las becas que consiguieron, las exposiciones y presentaciones, las 200 familias indígenas que trabajan en Taller Leñateros y las mil personas más, muchos de ellos artistas que siempre se han solidarizado con el proyecto, mira hacia el futuro. Reconoce que la situación es muy difícil: “Taller Leñateros lleva un año que no paga a sus trabajadores, personas que a veces sólo ganan salarios mínimos, tampoco hemos podido pagar nuestros impuestos desde hace varios años. Hemos tenido la suerte de ser favorecidos por becas de coinversiones del Fonca, sin embargo, tenemos varios libros en lista de espera”.
El canto de Maruch es profundo, sale del corazón, desde donde vienen las palabras que las chamanas mayas han plasmado en los libros que alcanzan tirajes de 3 mil ejemplares y unos apenas de 600; es incansable y junto con todas las mujeres sigue en pie de lucha en los Altos de Chiapas, donde enfrentan la miseria con arte que transmiten a niños, jóvenes y maestros indígenas sin costo, con la única misión de que su canto se escuche como desde la antigüedad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada