Hands

diumenge, 15 d’abril de 2012

Empresarias nueva generación




En el recambio generacional que se avecina, unas cuantas mujeres se abrirán paso en la cúspide de las empresas más grandes de España. La sangre y el apellido de Ana Patricia Botín, Marta Ortega, Alicia y Esther Alcocer Koplowitz, Judith Andic y Felipa Jove - sumadas a su inteligencia y ambición propias, claro - las ubicarán en la dirección de sus empresas. En algunos casos, incluso profanando la histórica tradición que reserva este puesto para los varones de cada familia. Aquí sus historias.


Banquera
Ana Patricia, hija de Emilio Botín, lleva muchos años encabezando los rankings de las directivas más influyentes del mundo, el primer gran salto lo dio en 2002 cuando asumió la presidencia de Banesto y ha sido artífice de la expansión del Grupo en Latinoamérica a través de una serie de adquisiciones y principal impulsora de la Banca de Inversiones.
Hace dos meses, dejó este puesto para tomar las riendas de Santander en Reino Unido, un puesto que muchos han interpretado como el trampolín perfecto para relevar a su padre al frente de Grupo Santander. No sólo es la mayor del clan, sino la más vocacional.

Desde abajo
Marta Ortega de pequeña estudió con los jesuitas y más tarde viajó a Londres y Suiza para formarse en el European Bussines School. Antes de llegar a la cumbre, empezó desde abajo, rotando en todos los departamentos de la empresa, con el objetivo de conocerla. De hecho, hace tres años, estuvo trabajando como dependendienta de una tienda del grupo en Londres.
Hace poco su padre Amancio Ortega, fundador de Inditex, decidió ceder al consejero delegado Pablo Isla el primer puesto en la cúpula del gigante de la moda. Este movimiento se enmarcó dentro del relevo generacional que viene llevando a cabo el empresario gallego, primera fortuna de España y novena del mundo, cuyo objetivo último es ceder los mandos a su hija menor.
Como mamá
Alicia y Esther Alcocer Koplowitz desde hace muchos años están sentadas en el consejo de FCC, la constructora controlada por su madre, Esther Koplowitz. Como ella, prefieren mover los hilos desde sus sillones del máximo órgano de administración y de sus diferentes comisiones, aunque en contacto directo con los ejecutivos del grupo, que siempre dicen: "la familia manda, y mucho".

Por parte de su padre, Alberto Alcocer, también heredarán el 6% de ACS y el 10% de Ence; herencia que, como ocurre con 54% de FCC, compatirán con su hermana menor, Carmen Alcocer Koplowitz.
Con el hermano
Judith Andic, hija del dueño de Mango, Isak Andic, está teniendo un papel cada vez más ejecutivo en la empresa. Tras estudiar diseño y formarse durante tres años en París, se incorporó al negocio familiar, donde actualmente dirige el área de diseño de zapatos de la empresa. Su hermano mayor, Jonathan, quien también lleva años ocupando puestos de responsabilidad en la compañía y actualmente lleva las riendas de la línea masculina. Ambos se reúnen diariamente con su padre.
Con Fundación
Manuel Jove fundó hace tres años Ineravante, un holding de inversión, tras vender Fadesa a por más de 4.000 millones. Presentes en energía, inmobiliario, bodegas y hoteles, el holding tiene repartidas las áreas de responsabilidad entre Felipa y Manuel Ángel, los dos hijos del empresario gallego. Aunque, fue la desgracia quien así lo quiso: quien estaba llamada a ser la sucesora de su padre, era la mayor de los hermanos, María José, quien entonces era vice presidenta de Fadesa. Pero hace unos años ella falleció.

Desde entonces, Felipa se ha involucrado activamente en la empresa familiar y, además, es presidenta de la Fundación María José Jove, destinada a la ayuda de la infancia y de las personas con discapacidad, inspirada en un proyecto que su hermana solía comentar.

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog
. ¡Muchas gracias!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada