Hands

dijous, 9 d’agost de 2012

Éxito y éxodo de las 'guerreras olímpicas' del balonmano femenino español


Las chicas del balonmano están haciendo un papel excelente en los Juegos Olímpicos de Londres, pero la realidad del día a día de este deporte en nuestro país no atraviesa su mejor momento. Hablamos con Cristina Maestro y Raquel de la Cruz, jugadoras de la División de Honor española.


Subcampeonas de Europa en Macedonia 2008. Semifinalistas en el Mundial de China en 2009 y medalla de bronce en el disputado en Brasil el pasado diciembre. Sextas clasificadas en los Juegos Olímpicos de Pekín y ya en cuartos de final en Londres 2012desplegando un juego que asombra a forofos patrios y enamorados foráneos. 

Ese es el palmarés reciente de la Selección nacional de balonmano femenino, esas chicas a las que ya se ha bautizado como las 'guerreras olímpicas' por la garra típica de la furia española con la que salen al parqué en cada encuentro. Pero la crisis también ha hecho mella en este deporte.

Hablamos con dos jugadoras que la pasada campaña militaron en la División de Honor española para que analicen la complicada situación de lo que ha sido su vida desde pequeñas y el papel que están realizando sus compañeras en Londres. 

Ellas son Cristina Maestro -en la imagen, a la derecha-, portera del Mar de Alicante hasta la pasada campaña, y Raquel de la Cruz -izquierda-, central del Cleba León. Dos muchachas quesalieron hace ya unos años de las filas del club de su pueblo, el Balonmano Nava (de Nava de la Asunción, provincia de Segovia), donde el fútbol queda en un segundo plano desde mediados de los 70, cuando se fundó esta institución, para forjarse un futuro profesional y, a la vez, jugar entre las más grandes. Hoy, la cosa ha cambiado... y mucho.

Libros y carreras

Tanto Cristina como Raquel son conscientes de que esto del balonmano se acabará antes o después. Así que, aún no siendo nada fácil, compaginan los entrenamientos y las competiciones con los estudios. 

La primera, a falta de una asignatura para licenciarse en Matemáticas nos cuenta que es"bastante complicado porque pierde muchas horas", pero que "con esfuerzo se puede sacar. Además ahora, o estudias o cuando se acabe esto no tienes nada". 

La dificultad es mayor aún cuando, como es su caso, el equipo disputa competición europea -fue subcampeona de la Recopa en el año 2011-.  "Igual el miércoles juegas liga y te tienes que ir el martes. Vuelves y, si hay competición continental, el viernes viajas  a Ucrania, por ejemplo. Y en una carrera como la mía, perderse una semana de clase, es una faena".

La segunda, Ingeniera Técnico Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid, decidió hacer los dos años de la Superior mientras disfruta de la práctica del deporte en León y es consciente de que su carrera deportiva se terminará antes o después. "¡Hombre que se acaba! Esto no dura nada. Tienes que tener unas prioridades y para mí son mis estudios. ¿Que lo he podido compaginar? Bien. El día de mañana yo he acabado mi carrera, consigo un trabajo y en el sitio donde me salga no hay balonmano, y el balonmano se acaba".

Raquel, además, nos cuenta cómo es el día a día de una deportista semiprofesional -así es como se considera-: "Por las mañanas voy a la Universidad y cuando hay entrenamiento me pierdo las clases. Vuelvo a casa, como, estudio lo que puedo y otra vez a entrenar. Así se pasa todo el día". 

La cosa se complica en épocas de exámenes: "En febrero y junio llegas a tu casa, cierras las puertas y las ventanas y no hay más vida para ti que los libros y salir al entrenamiento. Hay veces que tienes que dejar la vida social a un lado, pero si quieres te organizas mejor.Como tienes poco tiempo, sabes que el rato que estés estudiando tienes que aprovecharlo, que, por ejemplo, la tele no existe. Si quieres, se puede hacer". 

El éxodo en busca de la estabilidad

Muchas veces todos este esfuerzo no tiene su recompensa. Y más en los tiempos que corren. Esta disciplina está atravesando, como la mayor parte de las profesiones en este país, una profunda doble crisis. Económica, por supuesto, y de fuga de talentos a otras ligas en las que las jugadoras se aseguran cobrar a final de mes. De las 14 jugadoras que representan a España en Londres, 10 militan en clubes extranjeros.

De la Cruz explica este fenómeno de una manera muy clara: "Ahora mismo, según está España y tal y como se han hecho las cosas de mal, es inviable que las jugadoras se queden aquí. Ya no porque los sueldos sean más bajos, sino porque no tienen una seguridad de cobro. En Francia, por ejemplo, el equipo que sale en División de Honor tiene que demostrar unas cuentas y un dinero para hacer viable el proyecto. Y a ellas se les asegura que van a cobrar. Aquí pueden estar nueve meses sin ver un céntimo que no pasa nada". 

Y justifica a sus compañeras así: "Si tú eres una de esas jugadoras que estás en la Selección, que se dedican solo a esto, necesitas una seguridad, porque son gente incluso con familia, con hipotecas... Te plantas con 28 años, dedicándote a esto y no puedes estar con la incertidumbre del 'no sé si voy a cobrar'. Hasta que aquí las cosas no se hagan bien y se profesionalice el asunto, se seguirán yendo. Es muy triste porque la liga ha bajado de nivel muchísimo hasta convertirse en una competición prácticamente de niñas".

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog
. ¡Muchas gracias! 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada