Hands

dilluns, 26 de desembre de 2011

Conciliar la vida personal, familiar y laboral es cuestión de equilibrio

Escrito por: Brizas
Tomado del blog  Igualdad y conciliación
Hace unos días recibí un libro: “El equilibrista”  de Sergio de Miguel Taroncher a quien no conozco personalmente pero con quien he debatido en diferentes foros sobre temas de actualidad. En twitter el debate ha girado en torno acómo conciliar la vida laboral, personal y familiar y en este blog sobre laequiparación de los permisos de maternidad/paternidad, en fin una vez más se demuestra que las redes sociales nos facilitan conversar con personas que de otra forma sería difícil.
Lo primero que me llamó la atención del El equilibrista era que utilizaba un lenguaje inclusivo, buen comienzo que anima a continuar con la lectura. Otra cuestión es que habla de una mujer directiva, esto promete pensé y seguí leyendo cada vez con más interés un libro que voy a comentar desde el punto de vista de la conciliación pero que puede aplicarse a otros muchos temas.
Me parece especialmente interesante la simbología que Sergio utiliza para ir presentado la realidad con la que muchas personas se enfrenta cada día: como compatibilizar trabajo remunerado y familia sin tener que renunciar tampoco a un espacio para el ocio o para lo personal. A través de un juego simbólico nos hacer ver cómo la rutina diaria nos va imponiendo un ritmo que nos arrastra hasta dejarnos sin tiempo para recapacitar, sin tiempo para nuestra familia y menos aún para el descanso, la reflexión y  el ocio.
Dice Sergio: “El día tiene 1.440 minutos, puedes regalarlos casi todos, pero siempre tienes que guardar algunos para ti y tu gente”. Estos minutos que tiene el día debemos aprender a distribuirlos en las cuestionas que son importantes para nosotras/os, cada persona tiene sus propios intereses y necesidades y además éstos cambian a lo largo de la vida, lo que en un momento tiene mucha importancia y por tanto necesita mucho tiempo, en otra fase de nuestra vida deja de tener prioridad y requiere menos dedicación.
El equilibrista nos enseña que para ir lograr el equilibrio entre los diferentes aspectos de nuestra vida, en este caso la vida laboral, personal y familiar,debemos estar atentas/os a las señales de nuestro cuerpo, de nuestro entorno, debemos aprender a priorizar, a ser conscientes de las decisiones que tomamos para poder valorar si son realmente con las que vamos a lograr los objetivos que nos hemos marcado.
Os recomiendo la lectura de este libro, pues tal vez a través de él encontremos a nuestra/o oftalmóloga/o particular, que nos abra  los ojos a la realidad. Finalizo con otra frase del libro: El equilibrio es así efímero. Debes disfrutarlo al máximo cuando lo encuentres porque volverás a caer en el desequilibrio en cualquier momento.  También  recuerda que hay que aprender de los errores y seguir adelante.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada